jueves, 25 de abril de 2013

Zaragoza y su San Jorge

Desde que tengo recuerdo y todos los años que viví en el pueblo San Jorge era un día que esperábamos con ansia, los mayores y los pequeños.

La calle de detrás de la mía tiene el nombre en su honor, y después de toda la mañana corriendo, hablando o pelando patatas (dependiendo de la edad, qué mierda eso de crecer y dejar de correr y pegarte pa pelar patatas) nos sentabamos un numeroso grupo en unos bancos de madera y un tablón con caballetes en la calle a degustar un exquisito rancho que con tanto cariño y paciencia habían preparado.

Después tocaba vestirse de baturra y salir a bailar al escenario que en la misma calle habían montado donde los abueletes y lo no tanto, nos aplaudían con ganas y nos tiraban caramelos.

Para rematar el día y aún con el moño bien tirante, se cenaba carne a la brasa.

Todos los años que estuve fuera, no lo celebré, pero me acordaba del rancho como si fuese (y para mi lo es) un santo bendimiento.

Este año ha sido el primero que lo he pasado en Zaragoza capital. Coincidió que vinieron unos amigos del pariente de la tierrina a verlo y nos fuimos al centro bien de mañana con un sol brillante. Autobuses urbanos con la bandera de Aragón (nunca visto por mí), feria de artesanía y productos aragoneses ambientado por una voz que cantaba jota como los ángeles, el Paseo Independencia a rebosar de caras entusiastas y sonrientes que no te dejaban acercarte a mirar un solo libro (grrrr), una calle Alfonso desembocando en una deslumbrante plaza del Pilar que nos esperaba acompañada de una misa baturra para acabar con unas vistas al Ebro, un chato de vino y unas migas con chorizo, longaniza, morcilla, huevo y uva.

Qué decir que los asturianos quedaron encantados, de ver el ambiente y todo tan diferente. Y que a mí se me hincho el pecho hasta el punto del colapso respiratorio. No hay vez que no escuche una jota bien cantada que no se me pongan los pelos en modo erizo.

Si teneis la ocasión, no dejeis de visitar esta maravillosa tierra.

San Jorge (Dalí)
Bandera de Aragón
Baturricos bailando
Migas (plato típico aragonés)
Rancho (mecá! qué hambre!)

Basílica del Pilar y Puente de Piedra



 



8 comentarios:

  1. Qué tendrán las jotas ... :P Y las migas.... amff! jajaja

    ResponderEliminar
  2. En dos ocasiones he tenido la suerte de visitar esa bonita ciudad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que sean muchas más!

      Saludos

      Eliminar
  3. Hace poco estuve por allí, y me encantó la ciudad! Pero hacía un aire frio, frio!!
    El rancho ni idea de lo que es, pero las migas, qué ricaaassss!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que irte sin Zaragoza sin que te de el cierzo frío por el cogote, es irte sin conocerla en su esplendor. Jajaja. Yo le tengo una tirria...
      El rancho es un plato típico así tipo caldereta que lleva de todo: principalmente patatas guisada y conejo, liebre, costilla adobada. Pero también se le mete chorizo, panceta, pimiento, cebolla, acelgas, caracoles y seguro que me dejo algo. Lo típico es hacerlo con la rueda de butano y ya si te lo comer al aire libre, manjar de dioses.

      Eliminar
  4. Qué tradición tan bonita!
    Me ha encantado conocerla.

    ResponderEliminar